QUE PASA CON LA MEDICINA?

noviembre 15, 2014

BienvenidosalPost


EPS


 

QUE PASA CON LA MEDICINA?

Primero que todo, debo aclarar que no soy médico, ni estudiante de anatomía, solo soy una persona común y corriente que, como todos, utiliza y aplica la lógica en el análisis de los asuntos cotidianos.Me hago esta pregunta como resultado de mis visitas al médico y las de algunos familiares y amigos.El denominador común es: después de visitar a tu médico, el proceso de alimentación pasa de ser uno de los placeres de la vida a convertirse en una actividad desagradable, todo lo que te es permitido comer resulta que carece de ese sabor que alegraba nuestras comidas.Ante esta situación, no puedo dejar de acordarme de mi padre, quien opinaba que “lo que quiera que comamos con gusto es saludable”. Mi padre falleció a la edad de setenta y dos años a causa de un enfisema pulmonar y, las únicas enfermedades que supe que padeció, fueron una ulcera péptica y una inflación de próstata, sin contar con el enfisema y un crecimiento anormal de un testículo que no alcanzó a ser diagnosticado. Para la cura de estas contadas enfermedades, nunca se recurrió a una dieta.Mi pregunta inicial “que pasa con la medicina?”, obedece a una reflexión: actualmente podemos observar que como consecuencia de una visita al médico, el tratamiento usualmente es una dieta, si usted tiene hipertensión olvídese de la sal, si presenta altos niveles de triglicéridos o colesterol, olvídese de las grasas, etc. Mi apreciación personal es que se están combatiendo los síntomas, no la raíz de la enfermedad.

Todo esto parte de un hecho: el ser humano es omnívoro, lo ha sido por siglos, algunas culturas han sido preferentemente vegetariana, mas por convicciones religiosas y culturales que por aspectos fisiológicos y algunas culturas han sido preferentemente carnívoras, más que todo por gusto, pero la gran mayoría hemos sido omnívoros, por siglos. No niego, que si estoy enfermo, una dieta me sirva para eliminar algunas molestias o evitar que me muera antes de completar mi tratamiento, pero creo que debería tratarse la enfermedad de tal manera que se pueda regresar a una vida normal, una vida que merezca ser vivida.

Vivimos una vida sedentaria, es cierto, por esta circunstancia, es probable que tengamos padecimientos y enfermedades que son propias del sedentarismo. Sin embargo no creo que el sedentarismo sea el culpable de la mayoría de nuestras dolencias, como tampoco creo que las dietas nos mantengan sanos, es más, he podido observar que a menudo, las personas que siguen la dieta al pie de la letra son más propensas a permanecer enfermas.

En mi opinión personal, no creo que sea sano alimentarse de cosas que nos desagradan, y pienso que los médicos deberían curar las enfermedades, en lugar de calmar los síntomas de las mismas.

Colaboración realizada por
Álvaro Hernández Ochoa.
Contador Público Titulado.

 


 

OBSERVACIONES SOBRE EL ASUNTO

Debo decir que tampoco soy médico, pero el tema en cuestión me inspiro. Para empezar, las EPS’s parecen estar diseñadas, para invertir la menor cantidad de dinero en sus pacientes, ya sea en medicamentos, exámenes, o tratamientos, que necesite o que sería prudente realizar al paciente, con el objetivo de obtener más datos para su pronta recuperación, eso sin contar que los medicamentos casi gratis que entregan, no son los mejores, si no los genéricos.Por lo cual dichas instituciones no están cumpliendo con su propósito de servicio al cliente, si no con un propósito de lucro, lo que nos lleva a otras preguntas, ¿lucro para quienes?, ¿quiénes son los dueños de estas instituciones?, ¿qué relación tienen con el gobierno?, esto lo digo por las leyes y directrices bajo las cuales se rigen estas entidades.Todo esto me lleva a concluir que hay tanto dinero involucrado, que la salud y el beneficio de los usuarios pasa a ser de carácter secundario, y el beneficio financiero para los involucrados pasa a ser lo que prima.Lo que me recuerda que hay un sistema “Obligatorio” de pensiones (por ley), que cada vez tiende a darnos menos y a quitarnos más.

Otro aspecto que me inquieta, es que los laboratorios que fabrican los medicamentos, son entidades con ánimo de lucro, por lo cual sería poco conveniente para ellos entregar al público las medicinas que curen las enfermedades, y en cambio las medicinas que prolonguen la vida del paciente enfermo, mientras conserva la enfermedad, les resulta mucho más lucrativo.
Igualmente crear enfermedades, para vender sus medicinas también sería una opción que les beneficiaria mucho.

Por lo cual concluyo, que los laboratorios, las entidades de salud y pensión, no deberían de ser entidades con ánimo de lucro, ya que esto incentiva a que intereses económicos se interpongan en el objetivo social que en realidad y al fin de cuentas, debe ser el único objetivo de las mismas.

Observaciones realizadas por
Luis Gabriel Hernández.

 


 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *